Los cambios repentinos de comportamiento del tráfico web es algo que nos ha preocupado siempre a los especialistas en analítica: ¿por qué tuve más transacciones que las que normalmente tengo los martes? ¿Por qué el tiempo promedio en el sitio ha disminuido? ¿Qué son estos picos en el gráfico?
Sin duda, no hay nada más molesto y desafiante a la vez que encontrar un comportamiento extraño sin explicación aparente. Si algo así sucede, una seguridad invade nuestro cuerpo: tiene que haber una razón. Los usuarios no cambian de parecer de un día para el otro y luego vuelven a su recorrido habitual.
Veamos un ejemplo:
Este es el gráfico de sesiones por día con el que nos encontramos realizando una auditoría analítica a uno de nuestros clientes: el 17 de marzo, las visitas subieron repentinamente a más del doble y luego volvieron a su normalidad.
Screen Shot 2015-12-18 at 15.24.45
Lo primero que hacemos al detectar algo así es comparar esa fecha con otra anterior y comenzar a revisar entre las distintas dimensiones para ver si este comportamiento se dio en algún segmento en particular. Sin embargo, después de apretar click en todos los menúes y revisar según categoría de dispositivo, fuente, país, proveedor de servicios, ciudad, etc. llegamos a la desilusionante conclusión de que en todas las dimensiones la variación es más o menos la misma. ¿Dónde está la causa?
Lamentablemente, cuando llegamos a esto solamente nos queda hacer una cosa: buscar la explicación fuera de Google Analytics. ¿Por dónde empezar?
Lo primero que tenemos que ver es quién es el cliente. En este caso, el sitio se llama The Temple Bar y es de una cadena de bares muy recomendable de la ciudad de Buenos Aires. Se ve más o menos así:
The Temple Bar
Entendiendo eso, nos preguntamos: ¿por qué en esa fecha aumentó el tráfico al sitio de un bar? ¿Habrán salido en una nota en algún medio? ¿Los habrán mencionado en la TV? La gente busca bares cuando quiere salir. Por lo tanto, nuestra primera hipótesis fue que debe haber sido un fin de semana con un clima muy agradable, o un fin de semana largo. Sin embargo, ¡el 17 de marzo fue martes!
Ya rendidos ante el cliente, le fuimos a consultar a ver si ellos nos podían dar una pista. La respuesta de ellos fue contundente: ese día se festeja San Patricio. Moraleja de esta historia: la mejor manera de trabajar es codo a codo con el cliente. Nosotros sabemos de métricas, pero ellos conocen su negocio.
Screen Shot 2015-12-18 at 15.24.45 copy