Un mundo analítico

Por Federico Fliguer – Analytics Consultant
Por estos días, el marketing digital tiene a la analítica como una herramienta imprescindible. Google Analytics cumplió 12 años de vida este domingo, y cada vez son menos los sitios que permanecen al margen de la enorme revolución que representó ese servicio para la toma de decisiones en base a datos. Desde Digodat elegimos dedicar un instante a pensar en el lugar que está ocupando esta herramiento en la actualidad, pensando en los cambios que ha tenido desde sus orígenes y de cara al futuro.

Un poco de historia

En el 2004 Google incorporó Depot, una empresa que había desarrollado el software Urchin logrando acelerar de 24 horas a prácticamente 15 minutos el tiempo en el que un sitio de Internet podía procesar la cantidad de visitas que recibía. Esa función permitió, el 12 de noviembre del 2005, lanzar Google Analytics, que unos meses después se volvió una herramienta gratuita y accesible para todos los usuarios de Google. Solo en la primera semana de Google Analytics se crearon más de 100.000 cuentas, cuadruplicando el tamaño que toda la industria tenía entonces.
Lo que siguió fue una serie de modificaciones, con mucha recurrencia y haciendo a la plataforma cada vez más versátil: la posibilidad de crear reportes personalizados y segmentos avanzados, los objetivos y los flujos para llegar a ellos y los modelos de atribución fueron las más rupturistas. La plataforma dejó de limitarse únicamente a medir simplemente la cantidad de veces que una página era visitada, y encontró muchas nuevas métricas asociadas a todo el comportamiento en el sitio. Así surgieron nuevos conceptos que dieron lugar a la necesidad de formar especialistas en Google Analytics, que pudieran distinguir la información útil en cada caso y prepararla de modo tal de visualizar aquellos datos relevantes.

¿Hacia donde va Analytics?

En 2014 Analytics incorporó Enhanced Ecommerce, una herramienta preparada para comprender el comercio electrónico identificando cada uno de los pasos que un usuario atraviesa para llegar a la adquisición de un producto. Junto a las modificaciones anteriores, este cambio ayudó a que Google Analytics mida actualmente el tráfico de más de 50 millones de sitios. Una gran parte del tráfico actual de Analytics forma parte de la versión premium, Google Analytics 360, en donde se amplían las funciones incluyendo los embudos personalizados o la posibilidad de contar con cualquier informe sin sampleo. La articulación con BigQuery que permite hacer consultas más rápidas de tablas masivas, al tiempo que el complemento con otras herramientas de Buisness Inteligence expande la utilidad de Google Analytics en el análisis predictivo.
Es evidente: estas tecnologías permiten reducir costos, mejorar la toma de decisiones al recibir más y mejor información, y con ello conocer con exactitud las necesidades de los clientes para que los productos se ajusten exactamente a sus necesidades. Claro que el trabajo no está hecho con la sola medición, sino que los datos deberán de ser estructurados para el análisis y luego analizados con precisión. Aquellos que tomen este recaudo tienen en Analytics una posibilidad única: utilizar la información como vehículo para diferenciarse en el mercado. No es la analítica la que se dispersó por el mundo, sino que es el mundo el que se volvió analítico.